Expulsión de madre prueba dureza de política migratoria de EEUU — Cancillería mexicana

Activistas en Phoenix tratan de impedir la deportación de una mexicana

La hija de Rayos, Jacqueline, portaba un cartel que decía: "Ni una deportación más".

Los trabajadores lograron escapar del operativo, entre ellos García de Rayo, pero posteriormente fue detenida en su hogar luego de que los agentes policiales obtuviera su información personal en el negocio en el que trabajaba. Su abogado, Ray Ybarra Maldonado, dijo que no hay muchas vías legales para que ella reingrese a Estados Unidos.

Señaló que la tarde del jueves llegaron a la ciudad mexicana de Nogales, en el norteño estado de Sonora, sus dos hijos adolescentes -de nacionalidad estadounidense- y otros familiares para acompañarla.

Pero eso cambió con Trump. Eventualmente, en 2013, se ordenó deportarla a México. Un vehículo dejó el edificio con escolta policial, posiblemente con Rayos a bordo.

La policía detuvo el miércoles a varios manifestantes después de que impidieran que varios furgones de las autoridades salieran de una instalación del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos en Phoenix, Arizona.

Los abogados de dos de los principales grupos de defensa de los derechos civiles dijeron que Rayos es posiblemente la primera migrante indocumentada arrestada mientras estaba en una reunión programada con funcionarios desde que Trump tomó posesión. Somos una familia que acude a la iglesia los domingos, trabajamos en el activismo.

"Este es justamente el problema más alarmante de la orden de ejecución interna de Trump", dijo Cecilia Wang, subdirectora legal de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés). Estados Unidos indica que no se lamenta de haberse presentado al departamento de inmigración, pues con esto pretende que otras familias se den cuenta de lo que va a ocurrir.

García quien es madre de dos ciudadanos, ingresó sin documentos al país a los 14 años.

Por órdenes del alguacil Joe Arpaio se efectuó una redada en Mesa, en el parque de diversiones Golfland Sunsplash donde ella trabajaba.

La inmigrante mexicana fue detenida este miércoles cuando acudió a la oficina del ICE, como debía hacerlo cada 6 meses, a reportarse luego que fue condenada en 2009 por poseer documentación falsa. Ella fue una de los nueve arrestados bajo la entonces recién implementada ley de sanción a empleadores. Hasta que perdió su reelección en noviembre pasado en el condado de Maricopa, en Arizona, Arpaio estuvo considerado como el sheriff más duro del oeste por su postura hacia los inmigrantes. Durante el gobierno de Barack Obama, García de Rayos no formaba parte de la "lista" de prioridades de deportación, debido a que no cometió ningún delito grave. Sobre sus planes inmediatos destacó que todavía no sabe que hará, por lo pronto estará con sus hijos que se quedaron en Nogales, México, para pasar la noche con su mamá y planificar el rumbo de sus vidas después de la separación familiar.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias