Se autosecuestró para pedir rescate y pagar una fiesta de alto calibre

A las personas detenidas que no han sido declaradas culpables judicialmente se les reserva la identidad por presunción de inocencia. Artículo 29 de la Constitución Política de Colombia

Al no tener la plata suficiente para pagar la cuenta, el joven vio como una salida fingir su secuestro y exigirle a su empleadora la suma de 15 millones de pesos para lograr su liberación y lograr la devolución del vehículo con el que trabajaba. Posteriormente la exigencia se redujo a 13 millones de pesos.

El joven pidió que le devolvieran el carro porque iba a pagar en efectivo, por lo que el burdel designó a los tres hombres para que recibieran el pago y regresaran el vehículo al hombre.

La mujer asustada e incrédula logró reunir el dinero y cumplió la cita que el joven le puso el día 8 de febrero en el barrio Belén para hacer la entrega del dinero a los supuestos secuestradores, pero antes de ir, la mujer denunció el hecho a la Fiscalía.

Una vez la empleadora entregó el dinero, Harold Osorio salió corriendo pero fue capturado por servidores del Gaula junto con sus acompañantes.

Las investigaciónes aclararón que Osorio Garzón nunca estuvo cautivo y que, desde su presunta desaparición, estuvo en un prostíbulo del occidente de Medellín.

Los investigadores establecieron que las personas que estaban con él, resultaron ser trabajadores del prostíbulo que fueron designados para recibir el dinero y devolver el vehículo, por lo que fueron dejados en libertad y no les imputaron cargos.

Contrario a esto, Osorio no aceptó los cargos por tentativa de extorsión agravada; sin embargo, el Juzgado 31 Penal de Medellín, dictó medida de aseguramiento en un centro carcelario mientras avanza el proceso.

También se dio a conocer que el vehículo quedó como prenda de garantía para el pago de las acreencias del joven de 23 años.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias