La ciencia te dice cuanta orina hay en una alberca

Midieron piletas olímpicas y también jacuzzis

El cambio del color de la piscina que fue evidente durante las Olimpiadas de Río de Janeiro (2016) recordó la necesidad de monitorear la calidad del agua, según advierte el estudio, que fue publicado en el periódico Environment Science and Technology Letters.

Sí, orinar en el agua en que muchas más personas se bañan, incluido uno mismo, es un acto repudiable y de sumo irrespeto, pero aun así parece ser más común de lo que se cree, de acuerdo a los resultados que arrojó la investigación.

La prueba desarrollada mide la concentración de un edulcorante artificial, acesulfame de potasio (ACE), que se encuentra comúnmente en alimentos procesados y pasa a través del cuerpo sin alteraciones.

Lo sorprendente fue que en una alberca con capacidad para 830 mil litros, el tercio de una olímpica, había 75 litros del líquido humano.

La técnica para identificar el acesulfamo se aplicó, por una parte, para analizar 250 muestras de agua en 31 piscinas y jacuzzis muy populares en dos ciudades canadienses, y por otra, un total de 90 muestras de agua de grifo limpia utilizada inicialmente para llenar esas piscinas.

Por ello, la importancia de las pruebas de ACE, que pueden asegurar que los niveles de orina sean mínimamente higiénicos en las piscinas.

Los resultados fueron más alarmantes en bañeras de hidromasaje ya que se detectó en una bañera de hidromasaje en un hotel contener tres veces el nivel de la orina que en las peores piscinas. La idea de que un anillo de tinta aparecería alrededor de quien orine en una piscina es una leyenda urbana.

"Queremos utilizar este estudio para promover la educación pública sobre las prácticas adecuadas de higiene de la natación", dijo Blackstock.

Esto es algo que afecta a la salud, pues los compuestos, al contacto con el cloro darían como resultado la tricloramina, que puede causar infección de ojos y problemas respiratorios.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias