Niegan existencia de pruebas sobre vigilancia de Obama contra Trump

Trump

La Casa Blanca afirmó que "no hay evidencia" de una colusión entre la campaña de Donald Trump y Moscú, luego de que el FBI revelara que investiga los lazos del presidente con el Kremlin.

Así lo dijo Spicer en su rueda de prensa diaria, a pesar de que el director del FBI, James Comey, aseguró hoy en una audiencia en el Congreso no tener información que apoye las acusaciones de Trump contra Obama.

La Cámara de Representantes abrió la audiencia pública que aborda la presunta intervención de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016 y los supuestos nexos del equipo del presidente Donald Trump con el país euroasiático.

La audiencia el lunes ante la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes -una de varias instancias que investigan la injerencia rusa en el proceso electoral- podría arrojar las declaraciones más claras hasta la fecha sobre una controversia que ha agobiado a Trump desde el inicio de su presidencia.

Los demócratas le tomaron la palabra y exigieron una pesquisa que determinará rápidamente si las afirmaciones de Trump contra Obama eran verdaderas o falsas, y advirtieron que si un presidente alega que su antecesor participó en una conducta inescrupulosa e ilegal, pero se demuestra lo contrario, eso también sería un escándalo.

Las agencias estadounidenses de inteligencia concluyeron en enero que el presidente ruso Vladimir Putin estuvo detrás de los intentos de interferencia.

Por su parte, Pelosi puntualizó que "la existencia de una investigación del FBI de meses de duración sobre los lazos de los funcionarios de Trump con los rusos confirma la necesidad de una comisión integral, independiente y bipartidista para sacar a la luz toda la verdad".

Comey también admitió que el FBI y el Departamento de Justicia no tienen información que avale los tuits de Trump sobre un supuesto espionaje telefónico ordenado por su predecesor, Barack Obama.

En tanto, el congresista Adam Schiff, el demócrata de más alto rango del comité, afirmó que "los rusos se inmiscuyeron con éxito" en la democracia estadounidense y advirtió de que "lo harán de nuevo".

El jefe de la Agencia de Seguridad Nacional, el almirante Mike Rogers, rechazó esa acusación, señalando que iba en contra del acuerdo de cooperación sobre inteligencia entre Estados Unidos y sus principales aliados. "Sí, es posible", señaló.

"Buscamos determinar quién ha filtrado o ayudado a filtrar información confidencial, para que estos individuos sean llevados a la justicia", declaró Nunes. "Pero también es posible, tal vez más que posible, que no sean coincidencias".

El multimillonario lanzó su acusación contra Obama el pasado 4 de marzo a través de Twitter y todavía no ha presentado ninguna prueba para sostenerla. Del lado de la NSA no he visto nada que diga que nos comprometimos en tal actividad, ni que otra persona se haya dedicado a ella, expresó Rogers.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias