Dos muertos y más de 400 detenidos — Venezuela

La policía de la nación caribeña “utiliza gases lacrimógenos y vinagre para reprimir a manifestantes opositores”, según medios internacionales.

En una de las confrontaciones Carlos José Moreno, de 17 años, recibió un tiro en la cabeza y horas después falleció en el hospital. Iba a jugar fútbol cuando fue alcanzado por una bala, relató uno de sus tíos. Agregó que de acuerdo con declaraciones de testigos los disparos fueron hechos por uno de los sujetos que habían llegado al lugar a bordo de una motocicleta para impedir el paso de la marcha opositora.

Dos estudiantes, uno en Caracas y otra en San Cristóbal, capital del estado andino Táchira, murieron ayer baleados por desconocidos en el contexto de marchas en contra del gobierno de Venezuela, en una jornada cargada de tensión en la que también se manifestaron los simpatizantes oficialistas. La Fiscalía General identificó a la segunda víctima como Paola Ramírez.

También un efectivo de la guardia militariza de Venezuela murió en las afueras de Caracas. "Acaban de asesinar un guardia nacional en San Antonio de los Altos, 'los pacíficos'", dijo el dirigente chavista Diosdado Cabello.

El Ejecutivo alemán emitió este comunicado cuando la oposición venezolana vuelve a congregarse en distintos puntos de Caracas tras las protestas del miércoles, que concluyeron con tres muertos, varios heridos y más de quinientos detenidos. Una veintena de estaciones del metro fueron cerradas por seguridad.

En el transcurso de la tarde, en un acto Maduro pidió a sus partidarios prepararse para obtener una batalla electoral "total" y "pronta". "Todo por culpa de Maduro", dijo a la AFP Jean Tovar, de 32 años, con piedras en las manos. Maduro calificó ese aviso como una "luz verde a un golpe de Estado". "Hoy pretendieron asaltar el poder y los derrotamos otra vez", dijo. "Estoy decidido a defender mi patria y a defender mi pueblo, y no voy a cederé ni un milímetro", enfatizó.

En el último mes, las manifestaciones opositoras han sido reprimidas por las fuerzas de seguridad, dejando cientos de heridos y detenidos y ocho fallecidos, dos de ellos por heridas de bala de policías. Durante sus cuatro años de mandato Maduro ha denunciado más de una docena de complots.

La situación en Venezuela ha generado preocupación entre varios gobiernos, incluido el de Estados Unidos, que exhortaron a Caracas a garantizar la realización de movilizaciones pacíficas y no promover acciones violentas.

Los opositores volvieron a la calle el 1 de abril luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumió competencias del Parlamento (único poder público controlado por la oposición), desatando una protesta diplomática internacional que dos días después hizo dar marcha atrás. Aunque los fallos fueron revertidos, las protestas contra el gobierno no han cesado.

Desde la avenida Bolívar, punto culminante de la movilización que llevó a cabo el oficialismo, el mandatario autorizó al ministro de Educación, Elías Jaua; a la canciller Delcy Rodríguez; y al alcalde del municipio de Caracas, Jorge Rodríguez, a convocar a los sectores de la oposición para reactivar el diálogo por la paz en Venezuela.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias