Estados Unidos bombardea Siria y las estrellas reaccionan

Ataque estadounidense, acto

El centro de mando conjunto de las tropas aliadas del presidente sirio, Bashar al-Ásad, en el que se incluyen fuerzas de Rusia, Irán, Hezbolá y varias milicias afectas al régimen han advertido a Estados Unidos que responderán con la fuerza si vuelve a atacar a Siria, como lo hizo el pasado viernes, cuando Donald Trump ordenó bombardear con misiles Tomahawk la base aérea de Shayrat.

Al tiempo que Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, describía el cambio de régimen en Siria como una prioridad estadounidense y algo inevitable, Tillerson insinuaba que los ataques con misiles realizado por Washington la semana pasada contra Siria en represalia por el ataque químico realmente no había cambiado las prioridades estadounidenses hacia la destitución de Assad.

Ayer, tanto Putin como el líder iraní, Hassan Rohani, reiteraron su condena al ataque estadounidense contra Siria, en una conversación telefónica que mantuvieron a instancias de Teherán.

"De ahora en adelante responderemos con fuerza contra cualquier agresor o cualquier violación de líneas rojas de quien sea y Estados Unidos conoce nuestra capacidad de respuesta", dijo el comunicado conjunto.

Haley dijo que la opinión del gobierno de Trump era que una solución política no puede suceder con Assad en el poder, aunque no confirmó si la partida del presidente sirio era ahora una política oficial de Estados Unidos. "Se trata de imponerse en condiciones de una descarnada lucha política interna en Estados Unidos", subrayó Zajarova.

"Espero que esta administración avance de una manera más estratégica y consistente con nuestros valores, y también espero que reconozcan que no podemos hablar de proteger a los bebés sirios y al mismo tiempo cerrar las fronteras de Estados Unidos", añadió.

Un portavoz del presidente ruso Vladimir Putin, sin embargo, advirtió que los ataques causaron "un golpe significativo" a las relaciones entre Moscú y Washington.

Activistas acusaron al ejército de Siria de lanzar gas tóxico contra el poblado, lo que provocó la muerte a más de 70 personas.

"Ambas partes destacaron que son inaceptables acciones agresivas de EEUU contra un Estado soberano y en contra del derecho internacional".

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias