Mexicana indocumentada, entre los 100 más influyentes de Time

Santos fue elegido como una de las 100 personas más influyentes del mundo

Neymar, delantero brasileño del FC Barcelona, fue incluido en la lista de las 100 personas más influyentes difundida este jueves por la revista estadounidense Time, que recoge una breve semblanza de él firmada por David Beckham. En el caso del Presidente Santos, la nota fue escrita por la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, quien recuerda que lo conoció en 1992 cuando fue el primer Ministro de Comercio Exterior, cargo creado entonces. "Mientras Colombia libraba una guerra extrema contra los carteles del narcotráfico, Santos miraba más allá", escribió Betancourt. En medio de la muerte, la corrupción y las divisiones políticas, lo recuerdo diciendo: "Tenemos que añadir, no restar". De hecho, había sumado al lograr reunir a los amigos y enemigos para alcanzar lo que parecía imposible: "la paz", destaca la exsecuestrada por las Farc.

Jeanette Vizguerra, una indocumentada y madre de cuatro hijos que vive refugiada en una iglesia de Denver (EU) desde febrero, ha sido nombrada una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time.

"Antes de oír las confesiones en la basílica de San Pedro, él mismo se arrodilla para confesarse, porque nadie puede acompañar el sufrimiento del mundo sin reconocer sus propias faltas".

Entre los líderes se encuentran además el Papa Francisco, Julian Assange, fundador de la plataforma para publicar información confidencial WikiLeaks; y el asesor de la Casa Blanca, Stephen Bannon. En el apartado de íconos, aparece también la activista mexicana Jeanette Vizguerra, que llegó a Estados Unidos en 1997 y se enfrenta a una deportación. Ella derramó sangre, sudor y lágrimas para convertirse en dueña de negocios, tratando de darle a sus hijos más oportunidades de las que tenía.

Por su parte, el abogado de la mexicana declaró en un comunicado que "el coraje de Jeanette Vizguerra -inmigrante, madre, sobreviviente del crimen- al enfrentarse al nativismo del gobierno de Trump es un recordatorio humilde que los verdaderos valores estadounidenses son de valentía, dedicación y perseverancia", detalla CNN.

"Ella no vino a este país para violar, asesinar o vender drogas, sino para crear una vida mejor para su familia", agregó. "Esto no es un crimen, es el sueño americano", dice Ferrara, de origen hondureño.

"Su estrategia de mano dura alarma a gobiernos, organizaciones de derechos humanos y grupos religiosos, aunque crezcan sus índices populares en el país", dice Gaviria.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias