Vence el "sí" al sistema presidencial de Erdogan en Turquía

Mandatario turco hace arenga final antes de referendo para ampliar poderes presidenciales

En un tenso final de jornada, el no, muy retrasado al comenzar el escrutinio, fue recortando distancias a medida que transcurría el recuento, sin lograr finalmente superar al sí.

Por otra parte, la oposición turca pedirá un nuevo recuento de las papeletas del referendo y denunció manipulaciones en la consulta popular.

Un triunfo confirmado del "Sí" reemplazaría la democracia parlamentaria de Turquía con una presidencia poderosa y podría implicar la presencia de Erdogan en el cargo hasta al menos 2029, en el cambio más radical del sistema político del país en su historia moderna. Pese a la victoria, él no se impuso en las principales ciudades del país: Estambul, Ankara y Esmirna.

Erdogan también subrayó la "importancia de los votos en el este y sureste de Anatolia", en referencia a las regiones de mayoría kurda, donde habría, dijo, "un incremento del 10-20 por ciento", aparentemente en referencia a los resultados que se habrían esperado por el reparto de votos en anteriores elecciones.

Ankara, 17 abr (PL) El político Bulent Tezcan, vicepresidente del Partido Republicano del Pueblo (CHP), del principal grupo opositor en Turquía, rechazó hoy la decisión del Consejo Superior Electoral de dar por válidos los resultados del referéndum.

El diputado del CHP Sezgin Tanrikulu expresó la misma indignación: "No se pueden cambiar las reglas del juego tras el inicio del partido", declaró a la AFP. Esta proporción podría alcanzar al 60%, declaró por su parte Erdal Aksünger, subsecretario general del partido. "Créanme, este referéndum no se ha terminado", dijo a CNN Turk.

"Nuestros datos indican una manipulación en el rango de tres a cuatro por ciento", señaló el partido en su cuenta de Twitter.

El primer ministro Binali Yildirim, cuyo puesto será eliminado bajo el sistema de gobierno presidencial convocado en el referendo, también recibió con agrado los resultados y extendió una mano a la oposición.

Los partidarios de la reforma sostienen que daría estabilidad al país y mejoraría el crecimiento económico y la seguridad, mientras que la oposición teme que Turquía se convierta en una autocracia debido a los enormes poderes que se atribuiría el presidente.

Pero sus detractores ven en ella un nuevo giro autoritario de un hombre al que acusan de querer acallar cualquier voz crítica, sobre todo tras el golpe de estado fallido del 15 de julio, desde el cual rige en el país el estado de emergencia. Cerca de 47.000 personas han sido arrestadas y más de 100.000 han perdido sus empleos o están suspendidas desde entonces.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias