Rechazo a Temer bate récord en Brasil

Michel Temer

- La impopularidad del presidente de Brasil no electo, Michel Temer, alcanzó el 92 por ciento, de acuerdo con una encuesta de Datafolha publicada este sábado, efectuada entre el miércoles 21 y el viernes 23 a 2.771 entrevistados, con un margen de error del 2 por ciento. Para un 23%, su gobierno es apenas "regular".

Un boletín de la agencia EFE, indica que el Instituto Datafolha, asegura que los números de Temer "son los peores desde que en 1989 el entonces presidente José Sarney tuvo un índice de aprobación de solo el 5 %".

La grabación fue realizada a escondidas el pasado mes de marzo por el empresario y dueño del grupo cárnico JBS, Joesley Batista, quien visitó a Temer en su residencia oficial para explicarle cómo estaba actuando para frenar las investigaciones de la Operación Lava Jato.

El 65 % de los encuestados, además, consideró que lo mejor para Brasil sería la salida inmediata de Temer; un 30 %, en tanto, defendió la posibilidad de que éste complete el mandato hasta 2018. Un 76% apoyaría su renuncia al cargo si no renunciara, un porcentaje aún mayor de 81% estaría a favor de un proceso de impeachment.

Ayer se conoció que el principal fiscal de Brasil presentará los cargos de corrupción contra el presidente uno, a la vez en lugar de realizar todas las acusaciones juntas, una estrategia que busca debilitar a su defensa.

La próxima semana será delicada para el mandatario conservador.

Por ello, Temer argumentó que ese audio no podía usarse de prueba contra él, y algunos de los partidos aliados del Gobierno también manifestaron que no decidirían si abandonaban o no al presidente hasta que los peritos oficiales verificaran que el audio no fue manipulado.

Bajo la ley brasileña, cualquier cargo criminal contra un presidente en funciones debe ser aprobado por dos tercios de la Cámara baja del Congreso para que el Supremo Tribunal Federal pueda someterlo a juicio.

Legisladores de la alianza de Temer dijeron esta semana a Reuters, bajo condición de anonimato para poder hablar con libertad, que dejarían de lado el trabajo en las propuestas de reformas laborales si se ven obligados a votar los cargos criminales contra el presidente.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias