El hombre más viejo del mundo y superviviente del

Yisrael Kristal

"Dos libros podrían escribirse sobre un solo día allí", declaró en una entrevista al Haaretz, pese a que no le gustaba hablar de esta experiencia. Fijó su residencia con su segunda esposa en Haifa, donde estableció un exitoso negocio de confitería.

En ese momento, admitió que no sabía el secreto para llevar una larga vida: "Ha habido hombres más inteligentes, más fuertes y más guapos que yo, que ya no están vivos", dijo.

¿Se debía su longevidad a una dieta especial? "Comía lo que me daban", contestó. Tampoco necesitaba mucho, todo lo que fuese demasiado no podía ser bueno, creía.

"No me gusta que haya tanta liberalidad".

Sobreviviente de las dos Guerras Mundiales y el Holocausto, perdió a su primera señora y a dos hijos tras los ataques alemanes al pueblo judío.

El Guinness de los Récords lo había reconocido como el varón más viejo del mundo en marzo de 2016.

Esas historias suelen aparecer tanto en lugares de Occidente como orientales.

Kristal, nacido en Zarnow, actualmente Polonia, en el seno de una familia judía ortodoxa, sobrevivió a la Primera Guerra Mundial y vivió en Lodz, en la recién independizada Polonia, hasta la invasión nazi, en 1939.

El año pasado celebró su bar mitzva, cien años más tarde que de costumbre. Cuando fue encontrado por los aliados en mayo de 1945, pesaba sólo 37 kilos.

Tras haber sobrevivido a Auschwitz sometido a trabajos forzados en donde ocasionalmente también pudo seguir realizando sus dulces, se casó con Batsheva su nueva esposa, e inmigró en 1950 a Israel donde se asentó en Haifa, continuando con su fabricación de dulces en una escala mayor.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias