La lucha de Colombia contra narcotráfico sigue en pie — Bogotá

Colprensa  Archivo

El presidente Trump aseguró que existe una razón para que Colombia aún no esté decretada como uno de los estados que no colabora en la lucha cpontra el narcotrafico y las drogas, y es que el Ejército y la Policía han hecho un gran trabajo para que las cosas no se salgan de control, pero que no le ve un gran esfuerzo al gobierno colombiano.

Trump indicó que considera "seriamente designar a Colombia como un país que no pudo cumplir con sus obligaciones en virtud de los acuerdos internacionales contra el narcotráfico".

"Durante más de 30 años Colombia ha demostrado su compromiso -pagando un muy alto costo en vidas humanas- con la superación del problema de las drogas; este compromiso nace de la convicción profunda de que el consumo, la producción y el tráfico de drogas constituyen una grave amenaza para el bienestar y la seguridad de la ciudadanía", señaló el Gobierno colombiano en un comunicado.

El presidente de los Estados Unidos, expresó este jueves que podría "descertificar" a Colombia de sus esfuerzos por combatir el narcotráfico por incumplir sus compromisos internacionales, y amenazó al presidente Juan Manuel Santos de incluir al país suramericano en la lista de 22 países identificados como productores y traficantes de drogas en potencia, los cuales aparecen indicados en un memorandum enviado al secretario de Estado, Rex Tillerson, entre ellos Venezuela y Bolivia.

Los dichos de Brownfield fueron rebatidas por el vicepresidente de Colombia, Óscar Naranjo.

Para cerrar, el presidente de Estados Unidos afirma que mantendrá "esta designación (de Colombia como país que no coopera) como una opción" y que espera que el país realice "progresos significativos" en la reducción de producción y cultivos de coca en el país.

Washington sostiene que los cultivos de hoja de coca en Colombia aumentaron principalmente por la decisión de Bogotá de suspender las fumigaciones aéreas con el herbicida glifosato como parte del acuerdo de paz que se firmó el año pasado con la guerrilla de las FARC para acabar un conflicto interno de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.

La administración Trump había deplorado que "las FARC están involucradas en algunos aspectos del programa".

Desde que Morales expulsó en 2008 a la DEA y al embajador estadounidense, acusados de involucrarse en asuntos de política interna, Bolivia ha sido recurrentemente "descertificada" por la Casa Blanca.

"En el informe antidrogas del Departamento de Estado, se reconocen avances en la lucha contra las drogas, pero nos descertifican porque aseveran que es difícil hacer un seguimiento debido a que hemos expulsado a la DEA", dijo Martínez.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias