Renunció el vicepresidente de Uruguay en medio de un escándalo de corrupción

En la imagen el vicepresidente de Uruguay Raúl Sendic. EFE  Archivo

Uruguay está por el momento con la Vicepresidencia vacante.

Sendic, que también preside el Senado, había presentado antes un escrito en su defensa ante el Plenario Nacional -el máximo órgano político del partido gobernante Frente Amplio (FA)-, expuesto su situación patrimonial y manifestado disposición a renunciar si así lo resuelve el partido.

En 2005 la izquierda ganó por primera vez las elecciones en Uruguay, de la mano de Tabaré Vázquez, quien ofreció a Sendic el cargo de vicepresidente de la petrolera estatal, Ancap. "Se lo comuniqué también al presidente Tabaré Vázquez", escribió en su perfil de Twitter, según registró DIARIOJUNIO.

Sendic fue convocado al Plenario para analizar el dictamen del Tribunal de Conducta Política (TCP), después que este lo acusara por presunto uso indebido de las tarjetas corporativas cuando fungía como director de la empresa estatal Ancap.

Aunque la mayoría del Frente Amplio (FA) creía que no era bueno que el vicepresidente de Uruguay concurriera ayer al plenario que lo juzgaría por violaciones a la ética en el manejo de dineros públicos, Raúl Sendic igual se presentó. Sin embargo, el vicepresidente se adelantó a sus compañeros y anunció su renuncia, la misma que ya era voceada desde hace algunos meses por los malos manejos dentro del Ancap.

En la capital cubana, Sendic comenzó a vincularse con otros exiliados políticos e inició la carrera de Medicina, licenciatura que no llegó a culminar y que tampoco revalidó tras su vuelta a Uruguay, en 1985. Fue un error haber mantenido silencio durante tanto tiempo. Habrían dos propuestas. Una del sector de Sendic 711 rechazando el informe del Tribunal y otro que incluiría sanciones políticas.

Un video que fue publicado por Telenoche, muestra que ante la intención de la periodista de tener un diálogo con Sendic, un amigo intervino y dijo: "lo sospeché desde un principio (.) no lo grabes, dejalo tranquilo y vamos a respetarlo".

"No puede ser que se tire cualquier sospecha y tengamos después que ser nosotros los que demostremos que somos inocentes".

Nada de ello se produjo en el actual gobierno, sino que ocurrió en la presidencia de Mujica (2010-2015), que dejó varias investigaciones por irregularidades y síntomas de corrupción, que se procesan en distintos juzgados.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias