Todos contra Trump — NFL

SANTA CLARA CA- OCTOBER 02 Colin Kaepernick #7 of the San Francisco 49ers kneels on the sideline during the anthem prior to the game against the Dallas Cowboys at Levis Stadium

Trump aseguró que el presidente que despida a los jugadores que protestan "se convertirá durante una semana en la persona más popular del país", porque, en su opinión, esa protesta es "una falta de respeto a nuestra historia nacional y una falta de respeto total a todo lo que defendemos". "¡Despídanlos o suspéndanlos¡", esciribió Trump en su cuenta de Twitter.

"La cuestión de arrodillarse (cuando suena el himno) no tiene nada que ver con la raza". Pero ahora el conflicto escaló.

"La audiencia está bajando. Son partidos aburridos, pero mucha gente no va porque aman a nuestro país".

Por ahora, diversos equipos de la NFL mostraron su rechazo a las declaraciones del presidente, y más jugadores se unieron a las protestas en solidaridad y protesta durante el domingo 24 de septiembre en todos y cada uno de los partidos celebrados, llegando al punto en el que los Acereros de Pittsburgh decidieron no salir al emparrillado para la ceremonia del himno; el único que sí se aceró fue Alejandro Villanueva.

Esta vez también se les sumaron a la protesta algunos entrenadores en jefes y varios dueños de los equipos de la NFL, involucrados por las recientes críticas de "falta de patriotismo" y "autoridad" con las "ofensas" a la bandera que recibió desde el pasado viernes por parte de Donald Trump.

Es una falta de respeto total a nuestro patrimonio y a todo aquello por lo que creemos y luchamos.

La protesta de las estrellas de la NFL la inició la temporada pasada Colin Kaepernick, quarterback de los San Francisco 49ers. Antes había afirmado que él era la razón por la cual Kaepernick está desempleado.

Ayer, por ejemplo, canceló la tradicional visita de los campeones de la NBA a la Casa Blanca por un posible boicot de los jugadores de los Golden State Warriors. Pero los jugadores que se hincaron declararon que muchos lo hicieron en respuesta a la manera irrespetuosa como los trató el presidente de la nación, ante lo que consideran que es un derecho de expresión el que les acoge.

El motivo de esta pelea fue una discusión sobre la presencia de los Golden State Warriors, campeones de la NBA, en la Casa Blanca. Trump también alentó a los espectadores a irse en señal de protesta.

La liga de béisbol (MLB) tampoco quedó ajena al conflicto. Otros jugadores que pusieron una rodilla en la cancha durante la ejecución del himno el domingo en la capital británica fueron de los Ravens C.J. Mosley, Mike Wallace y Lardarius Webb, así como sus contrincantes de los Jaguars Dante Fowler, el defensa Calais Campbell, Yannick Ngakoue y Jalen Ramsey. "El racismo en el sur de Estados Unidos es todavía desagradable", denunció Maxwel.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias