Operadores rusos compraron masivamente anuncios en YouTube y Google en 2016

Cyber Security Concerns In The Global Wake of Hacking Threat

La corporación de Mountain View ha publicado que operadores rusos gastaron decenas de miles de dólares en anuncios en YouTube, Gmail y Google el año pasado. Esto sugiere que varias entidades podrían compartir la responsabilidad.

Antes de testificar en el Congreso de Estados Unidos, al igual que Facebook, el próximo 1 de noviembre, Google también admitió que difundió propaganda de Rusia, ya que funcionarios estadounidenses declararon que Rusia engañó a todas las plataformas de tecnología para desinformar a los lectores en épocas electorales, debido a que los anuncios fueron bien pagados, aunque hasta el momento se desconocen los montos. Google es la plataforma de publicidad en línea más grande del mundo.

En un comunicado, Google dijo que tiene un "conjunto de políticas publicitarias estrictas que incluyen límites a la publicidad política focalizada y prohibiciones a los enfoques basados en la raza y la religión".

Y agregó: "Estamos profundizando para investigar los intentos de abusar de nuestros sistemas, trabajar con investigadores y otras compañías y ofrecer asistencia a las investigaciones en curso". En definitiva, buena parte del contenido al que se tuvo acceso en la red de redes durante ese tiempo fue propenso de mostrar anuncios destinados a influenciar al colectivo que los estaba viendo, sumándose así a las redes sociales Facebook y Google y elevando la magnitud del problema a un nuevo nivel. La empresa de Mark Zuckerberg tuvo que entregar al Congreso de EEUU a principios de este mes información de más de 3.000 anuncios respaldados por Rusia.

El Congreso estadounidense inició investigaciones sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016. El descubrimiento de Google también es significativo porque los anuncios no parecen ser del mismo grupo de piratas informáticos afiliada al Kremlin que compró anuncios en Facebook, señal de que el esfuerzo ruso para difundir desinformación a través de internet puede ser un problema con mucho más impacto del que se pensaba.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias