Revelan contenido de la nota que dejó el atacante de Las Vegas

Atacante de Las Vegas trató de comprar munición trazadora antes de la masacre

"Yo no tenía nada que ver con él, pero la mala racha esta en mi sangre. Yo nací malo", le escribió el tirador en un mensaje de texto.

"Cuando conocí a Stephen había dejado una relación abusiva y estaba empezando de nuevo con nada más que la ropa que llevaba puesto", relató la prostituta.

"Pero cuando tendría una racha ganadora, volveríamos y tendremos sexo muy agresivo y violento". Tenía un lado oscuro pero jamás pensé que haría lago así, finalizó.

Las Vegas, Estados Unidos.

La cadena de noticias CBS entrevistó a tres de los agentes de la unidad K-9 del departamento de policía de Las Vegas.

Una trabajadora sexual de 27 años de edad que fue contratada nueve veces por Stephen Paddock entre noviembre de 2015 y junio de 2016 reveló a los medios las escalofriantes fantasías sexuales del hombre que mató a 58 personas e hirió a otras 500 en Las Vegas.

Las especulaciones sobre su contenido se dispararon, creyendo que podría tratarse de una carta que explicara sus motivos para la matanza, algo que todavía deja perplejos a los investigadores.

El oficial David Newton contó a este programa que vio la nota "en la mesa de luz y cerca desde la posición en la que disparó".

Cifras de distancia, la altura en la que se encontraba y la trayectoria de las balas se detallaban en la nota. "Así que lo tenía todo escrito y calculado para saber a dónde apuntar para darle a sus blancos", expresó. Según la acompañante, Paddock era un hombre "obsesivo" y "paranoico" que siempre hablaba de teorías de conspiración e incluyo creía que los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron orquestados secretamente por el gobierno estadounidense.

"Todos queremos respuestas. Estamos examinando todo, literalmente, incluyendo la vida personal del sospechoso, cualquier afiliación política, sus comportamientos sociales, su situación económica y cualquier potencial radicalización que muchos han sostenido", aseguró McMahill, antes de reiterar que no hay ningún nexo que vincule la masacre con el grupo yihadista Estado Islámico.

El tiroteo también relanzó el debate sobre el control de las armas en los Estados Unidos, en especial en torno a los dispositivos que el tirador utilizó para aumentar la cadencia de tiro de sus armas.

Relacionada:

Comentarios


Otras noticias